Las Nueve Vidas de los “CLUB”

Popularizados durante la década del sesenta, los anteojos cuyo marco seguía la línea de las cejas, acapararon la atención de los espectadores que asistían a los estrenos cinematográficos de aquel entonces.

Sinónimo de sofisticación, elegancia y rebeldía, los lentes oscuros sostenidos por un grueso marco negro, prontamente se volvieron un accesorio obligado. Jack Rohrbach, presidente de la Shuron Ltd, patentó el diseño en 1947 y comenzó a comercializarlo bajo la marca “Ronsir”. El anteojo incluía puentes y lentes intercambiables de diferentes colores.

El activista afroamericano y musulmán, Malcolm x, fue una de las primeras figuras públicas fotografiadas llevando aquel modelo y a lo largo de su vida lució el mismo en distintas versiones. Desde que comenzó su carrera en política fue imposible separar su contestataria imagen de la gruesa línea en las cejas que, parecía reafirmar sus palabras y expresiones en los debates públicos.

Para mediados de los sesenta, cuatro marcas comercializaban este tipo de anteojos, ofreciendo ligeras variaciones en el diseño del original, aunque no fue sino hasta la década del ochenta que resurgieron definitivamente. De la mano de la compañía Ray Ban, que para ese entonces se había desacoplado de la facción militar en la que se originó, el clásico modelo volvía renovado bajo el
nombre de “Clubmaster”.

Desde entonces, la marca que ahora pertenece al grupo italiano Luxottica, ha establecido un estándar, con detalles en dorado y una pequeña línea metálica que enmarca los lentes en su borde inferior. Aquel toque brillante por sobre las mejillas de quien los porta, también ha inspirado nuestros propios CLUB en los que hemos buscado mantener el contraste entre el dorado y el negro. En los noventas Bruce Willis y Tim Roth estelarizaron filmes de acción acompañados de los Clubmaster, añadiendo un toque de peligro a esta verdadera máquina del tiempo que desde hace más de medio siglo ha adquirido connotaciones que lo han vuelto el indicado para excursiones bohemias, argumentaciones inapelables, apariciones cinematográficas, etiquetas negras y
persecuciones callejeras con explosiones en el fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s