“Jizz Jazz”, el sonido de Mac DeMarco

En el documental “Pepperoni Playboy” (2017), el músico y compositor estadounidense, Mac DeMarco, define su estilo musical como Jizz Jazz. A la fecha, varios medios especializados han dado una posible descripción del mismo. En Jebimag, ensayamos la propia.

Con la excepción de “Rock and roll night club” (2012), la discografía de Mac DeMarco, se deja escuchar como si se tratase de un solo trabajo ya que, ha mantenido en las grabaciones, un sonido propio caracterizado por  el uso de determinados efectos, formas de composición e instrumentos.

Los favoritos del oriundo de Duncan, son los efectos de “tiempo”, que alargan las notas y aportan una sensación de espacio envolvente a las guitarras y la voz. Aquellos efectos, aplicados a equipos de segunda mano (sus favoritos), permiten el sello tan reconocible de DeMarco.

Las canciones brillan por su simpleza y sus pegadizos riffs; las melodías son alegres, pero al ir acompañadas por acordes usualmente ocupados en la música Jazz, derivan en territorios melancólicos, nocturnos.

Si de aquella atmósfera envolvente y nostálgica adquiere lo de “Jazz”; lo de “Jizz”, viene dado por la clara apelación al imaginario sicodélico de los sesentas: En más de alguna entrevista, DeMarco se ha referido al uso recreativo de drogas como un factor determinante en el proceso creativo. Canciones como “On the level”, de su último trabajo Old Dog (2017), dan rienda suelta a la voz de sintetizadores con efectos sacados como de la banda sonora de un documental de Carl Sagan.

Por último, el “Jizz Jazz”, también tiene algo de vaquero: las guitarras limpias, el uso de “slides” y una lista de preciosas serenatas para guitarra acústica, le aportan el toque folk al repertorio de este talentoso artista.

“Jizz Jazz” suena como baladas jazz tocadas por una banda de rock suave pero sicodélico de los sesenta. “Jizz Jazz” es Mac DeMarco pero también son las generaciones más jóvenes que, igualmente, están reviviendo efectos y sintetizadores de décadas pasadas con los que acompañar versos sencillos cantados con letargo.

Gracias a sus canciones, el “soft rock” tiene otra oportunidad; esta vez, en la fusión de estilos y de la mano de recursos electrónicos. Así, DeMarco ha contribuido a sentar las bases de un sonido indie apetecido e imitado que, entre otros, tiene por embajadores a bandas como Boy Pablo, Red Orange County, Clairo y Gus Dapperton.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s