Supreme, la crema de la crema

El caso de Supreme es sintomático respecto del desgaste en el modo habitual de consumo de ropa urbana. Los jóvenes que esperan tener alguna de estas prendas, quieren obtener distinción como consumidores, lo que prueba que, desde hace varios años, el streetwear dejó de ser un segmento para cualquier peatón. Hoy, numerosas marcas han seguido la huella del gigante que comenzó siendo una tienda de skate y actualmente vende productos de lujo.

Existen varios motivos por los que la marca Supreme se hizo tan famosa y solicitada: en primer lugar, el nombre tiene un potencial de recordación altísimo y además transmite valores de omnipotencia, elegancia, divinidad. Lo “supremo” es también lo inalcanzable, el último peldaño, lo que conecta la tierra con el cielo, algo casi sagrado o sobrehumano. Por otra parte, los colores de la marca son aquellos que, según diversos estudios, son los más apropiados para llamar la atención ante una audiencia: el rojo, el blanco y el negro. Con esos dos elementos, Supreme diseñó uno de los logos más reconocibles dentro de la industria de la moda, un logo que certifica el valor de sus productos. Ahora bien, ¿por qué un polerón sencillo con ese logo en el centro es tan caro?

 

Supreme optó por una estrategia de lanzar colecciones limitadas a la venta, es decir que, por cada diseño, se fabrican pocas unidades lo que, a la larga, convierte a sus productos en coleccionables. No es que Supreme venda poco, es que vende muchos diseños distintos y con stock limitado.

Lo anterior explica las interminables filas que se forman afuera de sus once tiendas ubicadas en Japón, Francia, Inglaterra y Estados Unidos, cada vez que se anuncian nuevos lanzamientos. La gente que hace esas filas no compra la ropa para el autoconsumo, sino para luego revenderla a precios más caros en internet. La ansiedad por conseguir algo de esas tiradas limitadas viene dada por la escasez con la que opera la empresa, es el medio de tener a su público siempre cautivo.

El puente entre la cultura del skate y la música urbana, con el segmento del lujo, tiene respuesta en la gran hazaña que dio esta tienda fundada en 1994: las colaboraciones con exclusivas casas de diseño tales como Prada, Gucci o Louis Vuitton. Lo que comenzó como alianzas ocasionales para vender productos lujosos con el logo de Supreme, decantó en el poder absoluto de convencimiento que tiene la empresa para lograr que su logo represente lo “supremo”, la crema de la crema. Así, el logo ha sido impreso en productos tan raros como un ladrillo, una pala de nieve, automóviles, zapatillas y hasta un periódico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s