Categorías
Música

El camino hacia “Blonde”

JEBIMAG 35
Sobrevivió al huracán Katrina, tocó puertas en Los Ángeles, compuso para Justin Bieber y volvió a grabar sus propias canciones cuando Tyler le dió ánimos. A 4 años de su publicación, conoce el camino hacia “Blonde” (2016), el disco que Pitchfork nombró álbum de la década 2010-2020

A cuatro años del lanzamiento de “Blonde” (2016), el álbum que Pitchfork nombró disco de la década 2010-2020, revisamos los hitos biográficos que llevaron a Christopher Edwin Breaux a convertirse en uno de los músicos más influyentes de su generación.

Criado en New Orleans, Breaux se empapó del jazz local y los discos R&B que coleccionaba su madre. Aquella música tradicional le llevó a probar distintos instrumentos, aunque sería el hip hop lo que le acercaría a su propia voz, para convertir experiencias en canciones.  Así fue como comenzó a frecuentar los estudios locales con los restos de su mesada, para grabar ideas y establecer contactos para hacer carrera en la música. Cuando este Hobby prosperó y tuvo oportunidad de invertir en equipos de grabación caseros, el huracán Katrina azotó las residencias de la Universidad de New Orleans y perdió todo aquello que le permitía seguir componiendo.

Obligado a desplazarse, llegó a Los Ángeles el año 2005 y aunque el viaje sería por un tiempo, luego de tocar muchas puertas consiguió un contrato de composición que le permitió vivir de la música por primera vez y escribir para artistas como Beyonce, Justin Bieber y John Legend.

El 2009 conoció al colectivo Odd Future, comenzando una amistad con Tyler The Creator, quien lo instó a volver a componer pero para sí mismo en vez de para otros. Luego de algunas colaboraciones con Odd Future en las que firmó con su nombre, el sello Def Jam presentó su primer mixtape llamado “Nostalgia, Ultra”, que sirvió de entrada a las grandes ligas: las repercusiones del sencillo “Novacane” llamaron la atención de Kanye West y Jay-Z, quienes lo incluyeron en dos canciones del álbum “Watch the throne” (2011).

La presión a esa altura era grande pues el público comenzaba a reconocerlo pero por sus colaboraciones. Así fue como el 2010 cambió su nombre legal a Frank Ocean (inspirado en la película “Ocean´s Eleven” del 2001) y dos años más tarde publicó “Channel ORANGE” (2012), álbum que recibió 6 nominaciones a los premios Grammy y  sirvió de plataforma comunicacional para hablar de su bisexualidad. En un mundo “macho” como el del hip-hop estadounidense la noticia fue impactante y abrió el camino para otros artistas del género que abogaban por que se manifestara la diversidad sexual en la escena.

El 2014 y en un lapsus de 48 horas, lanzó el denominado álbum visual “Endless”, una grabación de de Ocean haciendo trabajos de carpintería y jugando con sintetizadores que fue percibida como un “Trolleo”. Por fortuna, “Blonde” apagó pronto la indignación entre sus fanáticos con sus 60:08 minutos en los que el soul y el hip-hop se dan cita en los elaborados arreglos electrónicos que han marcado el sonido de toda una nueva camada de artistas.

Después de Blonde es muy difícil hablar de “música urbana”, o “hip-hop” como categorías que describan un estilo. Se trata de un disco que transgrede fronteras y confunde todo en un movimiento continuo donde se dan cita los fraseos agresivos del rap de cuño, con los órganos de las baladas pop, las guitarras del rock psicodélico setentero, con las baterías electrónicas de los noventas, el ayer y el hoy, el sonido del mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s